man with healthy feet laying on couch 3


El herpes es una enfermedad crónica, así que a día de hoy no existe cura para el herpes. Sin embargo, sí hay algunos productos que te pueden ayudar a luchar contra él y reducir los efectos negativos que puede causar en tu cuerpo. Si puedes reducir los brotes o procurar que los síntomas del herpes se reduzcan mucho, habrás ganado una batalla importante y el herpes dejará de ser una de tus preocupaciones. Combatir el virus no es fácil, pero si sabes cómo hacerlo correctamente podrás hacerlo sin problemas.

Remedios que te acercan a la cura para el herpes

1. Ajo para cicatrizar

Si cortas un diente de ajo por la mitad y lo aplicas en la zona del herpes, verás que este desaparece mucho más rápido https://es.wikipedia.org/wiki/Tinea_corporis. El ajo tiene propiedades antiinflamatorias y cicatrizantes, por lo que funciona muy bien como cura para el herpes. Lo único malo es el olor que deja, así que te recomiendo que lo apliques cuando no tengas previsto salir de casa.

2. Aloe vera

Ya se sabe que el aloe vera funciona muy bien para mejorar la cicatrización, así que en el caso del herpes no es una excepción. Aplícalo en las ampollas o heridas y verás que curan a una velocidad mayor. Puedes usarlo dos o tres veces al día y además cuando lo hagas notarás que se reduce el picor provocado por el herpes.

3. Bicarbonato de sodio

El bicarbonato puede modificar el pH del virus por lo que dificultará en gran medida su crecimiento. Disuelve una cucharada en un vaso de agua y luego aplícalo con un algodón. Puede escocer un poco, sobre todo al principio, pero notarás una mejora enseguida.

4. Limón

De manera similar al bicarbonato, el limón y su ácido cítrico pueden interferir en el crecimiento del virus del herpes. Para hacer efectiva esta cura para el herpes puedes echar directamente unas cuantas gotas sobre las heridas o cortar un limón en rodajas y frotarlas por la zona. En ambos casos notarás cierto picor pero enseguida mejorará la cicatrización.

5. Jabón

Uno de los aspectos más importantes para tratar el herpes es mantener una buena higiene de la zona infectada. Para ello te recomiendo que utilices un jabón neutro y agua y así tendrás las heridas limpias. Luego puedes secarlas al aire o con un secador que expulse aire templado.

6. Agua oxigenada

El peróxido de hidrógeno o agua oxigenada puede ayudarte a curar las heridas del herpes muy rápidamente. Aplica unas gotas directamente o hazlo con un algodón húmedo. En cualquier caso, desinfectarás la zona y favorecerás la cicatrización.

7. Reduce tu estrés

Hay varios estudios que demuestran que los brotes de herpes están muy relacionados con el estado anímico y con el estrés. La mejor cura para el herpes es evitar que nos salgan brotes y eso lo puedes conseguir reduciendo el estrés y tus preocupaciones.

Rate this post